Las tres opciones de Monchi para sustituir a Augustinsson

augustinsson-aston-villa

En el Sevilla FC sigue habiendo más salidas que llegadas hasta el momento. En la parcela defensiva han salido Diego Carlos y el lateral sueco Ludwig Augustinsson, ambos al Aston Villa de la Premier League.

Monchi sigue buscando en el mercado jugadores que puedan hacer competencia a Marcos Acuña, hasta el momento, son tres los laterales que el director deportivo sevillista sigue con más detenimiento.




El Sevilla FC sigue a tres laterales

Sergio Reguilón: El ex del Sevilla FC, no ha viajado con el Tottenham a su stage de pretemporada a Corea del Sur y busca una salida. Su vuelta al equipo de Nervión es complicada. El Tottenham pagó 30 millones de euros al Real Madrid en 2020, justo después de su gran temporada en forma de cesión en el equipo sevillista, donde llegó a levantar un título de la Europa League. De llegar sería en forma de préstamos, el Tottenham quiere recuperar gran parte del dinero invertido.

Johan Mojica: El lateral colombiano tiene mucha experiencia en el campeonato español tras su paso por Rayo Vallecano, Real Valladolid, Girona y Elche. A sus 29 años, firmó la pasada temporada una de sus mejores actuaciones con 2 goles y 5 asistencias en 33 partidos con el Elche. El interés sevillista no ha pasado de momento de un sondeo pero su precio de salida es asequible. Su cláusula es de 5,5 millones de euros.

Fran García: El lateral de 22 años tuvo una gran irrupción en su debut en Primera con el Rayo y su cláusula de 10 millones de euros es asequible por un lateral de mucha proyección y posible revalorización, marca de la casa en el Sevilla. El Real Madrid, club que lo formó en su cantera, conserva un 50% de sus derechos económicos. Fran García es un reconocido sevillista.

«Mi abuelo, en paz descanse, me decía que tenía que verme jugar con el Sevilla. Él era cerrado. Cuando me iba de vacaciones con ellos a Sevilla, me vestían con el traje del Madrid, pero me ponían un pin del Sevilla. O un balón del Sevilla. Me intentaba convencer, diciendo que tampoco cambiaba mucho el color y que me tenía que llevar para allá…»,