La reacción del sevillismo tras la dimisión de Pepe Catro

pepe-castro-junta-accionistas-sevilla-fc

El presidente del Sevilla FC, José Castro, ha presentado su dimisión «irrevocable» en su puesto de vocal de la Junta Directiva de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por lo que considera una falta de respeto de Luis Rubiales hacia el club sevillista en unos mensajes por WhatsApp filtrados por la prensa.

Este es el comunicado íntegro del Sevilla FC:

«El presidente del Sevilla FC, José Castro, ha enviado hoy lunes al presidente de la Real Federación Española de Fútbol un escrito en el que le anuncia que presenta su dimisión irrevocable como miembro de la Junta Directiva de la misma, en la que era vocal.

Castro explica que ha esperado unos días antes de tomar esta decisión para ver si el presidente de la RFEF pedía disculpas de manera pública por haber mostrado, presuntamente, su deseo de que el Sevilla perdiera en unas conversaciones de Whatsapp.

El máximo mandatario nervionense reprocha a Rubiales en su misiva que no sólo no ha pedido disculpas públicas, sino que tampoco siquiera le haya telefoneado para dar explicaciones, por lo que no desea ya formar parte de una junta que preside quien ha faltado al respeto al Sevilla como institución y, lo que es más grave, a los aficionados del Sevilla FC, algo que como presidente del club no puede tolerar bajo ningún concepto«.




Esta es la reacción del sevillismo tras la dimisión de Pepe Catro de la Junta Directiva de la Real Federación Española de Fútbol.

– @MiguelSosa_: Que no he leído RFEF y ya me había hecho ilusiones.

– @1975Biri: Un poquito tarde Pepe… pero perfecta decisión….

– @ManuelCLdG: Buena artista, ahora la otra dimisión.

– @joaquinruiz13: No me queda otra cosa que partieme las manos aplaudiendo esta decisión

– @_miguel_cruz: Ahora que dimita de NUESTRO SEVILLA FUTBOL CLUB

– @eduaguvel: Debería leer todo antes de emocionarme.

– @DavorSuker9_: Pues muy bien que ha hecho, las cosas como son, que a veces se le critica por inoperancia. Ya era hora que se fuera poniendo las pilas.