Hilo interesante del periodista JM García sobre Lopetegui y la situación del Sevilla FC

lopetegui-sevilla-fc-real-valladolid

Te mostramos un hilo muy interesante del periodista José Manuel García sobre Lopetegui y la situación del Sevilla FC.

«Con 1 sobre 6 ante dos equipos más endebles que el Sevilla, las costuras se han abierto y dejado al aire un grave problema que no se cerró cuando se terminó la pasada Liga y todos quisieron tapar con el récord histórico de ir por 3er año consecutivo a la Champions. (Hilo)

Es cierto que en el Sevilla estaban convencidos de que Julen Lopetegui se marcharía al final del curso, éste lo había dejado caer ante sus íntimos. Había terminado quemado y palpaba que el ambiente no le favorecía. Esperaba un par de buenas ofertas y salir por la puerta grande.




Aunque nadie en el club lo decía, también estaban de acuerdo de que el ciclo Lopetegui, con más soles que sombras, había terminado. En la 2ª vuelta, el equipo emprendió una caída libre que a punto estuvo de apearle del tren de la Champions.

El plantel entró en fase de bloqueo mental que el entrenador no pudo (o no supo) romper y resultó incapaz de vencer a equipos inferiores, descolgándose de la segunda posición y la tercera, y se agarró, in extremis, a la cuarta gracias al arreón dado en las postrimerías.

Jugadores imprescindibles para Lopetegui, como Joan Jordan y Lucas Ocampos, han bajado a niveles desconocidos, cuando el argentino llegó a ser un fijo en su selección y el catalán entraba en todas las quinielas para ingresar en La roja. Ahora están irreconocibles. Son una rémora.

¿Qué pasó en lo que va de verano? Las promesas de mercado de Jorge Mendes (que maneja los asuntos de Isco) y amigo de Julen, se difuminaron y no se encontró el ansiado equipo. El técnico vasco cambió de discurso: ahora sí se quería quedar, apelando a su contrato. 30-Ju 2024.




En el Sevilla, «ilusionados» con la renuncia de Julen, volvieron a la realidad y a un dilema tremendo: despedir al entrenador abonando la integridad del contrato (más de 12 millones) o seguir con el vasco. Apostaron por lo 2º por una razón principal: no había dinero.

Ya tenían muy claro que había que vender a una parte del plantel, en especial a sus grandes figuras. No hubo una profusión de ofertas, pero dos de sus mejores hombres (Diego Carlos y Koundé) tuvieron que marcharse, dejando en las arcas más de 90 millones de euros.

Por entonces, el Sevilla ya había decidido seguir con Lopetegui. En una de sus reuniones con el club, el vasco reclamó un plan para volver al Sevilla del primer año del ciclo, por ello reclamó una revolución en toda regla: la marcha y llegada masiva de jugadores. No se produjo.

El vasco, que en la fase última de la Liga había tenido enganchones con algunos gallos del vestuario, reclamó el despido de varios, en especial del «clan del mate», los argentinos, pero también deshacerse de otros. Y fichar a una serie de jugadores afines a su estilo de juego.




Pero los números no cuadran. Solo se han marchado Diego Carlos y Koundé. Por el resto, apenas han llegado ofertas. Aterrizaron los sustitutos de su dupla mágica, más Téllez e Isco, una de las insistencias de Lopetegui, aunque, eso sí, con gran rebaja. Pero falta un goleador.

Resumiendo: se ha tirado por la calle del centro, Lopetegui sigue en el Sevilla, con sus esquemas de siempre, inalterables, sus «amigos» del vestuario, y su plan de siempre, un plan condenado a un incendio deportivo que todo el mundo ve dentro y fuera de las paredes del RSP».