Gran hilo sobre como el Betis ha logrado apropiarse del relato sin importar los hechos

monchi-betis-sevilla-villamarin

Gran hilo de @FielNervion sobre como el Betis como institución ha entendido que importan poco los hechos si logras apropiarte del relato.

«El Real Betis como institución ha entendido que importan poco los hechos si logras apropiarte del relato y hay que reconocer que lo hacen con asombrosa eficiencia.

Lo demostró tras la agresión a Jordán. En las horas inmediatas activaron todos sus resortes para filtrar a la prensa nacional amiga su versión interesada de los hechos con, digámoslo así, un poquito de creatividad.




A destacar el papel de los futbolistas, con uñas pintadas y sin pintar, que filtraron a periodistas amigos diferentes versiones de lo que juraron escuchar a Lopetegui… ¿verdad @2010MisterChip? Una pena que el propio informe pericial.

encargado por el club desdijera todas estas rotundas acusaciones. Para entonces su relato de ficción ya había corrido con la acrítica complicidad de los periodistas amigos. Incluso el presidente trabajó en persona esas conversaciones, como reconoció por entonces Juanma Castaño.

Ocurrió lo mismo con la expulsión de Canales. Escasos minutos después de la expulsión, el club extendió por altas instancias mediáticas de Madrid una – nuevamente indemostrada- versión de las amables palabras que habrían ocasionado tan injusta expulsión.

Aprovechando que Mateu no detalló el motivo de la expulsión, la versión angelical del Betis hizo fortuna, a pesar de que parecía escasamente verosímil, a tenor de la resignación con la que Canales decidió retirarse sin protestar tan arbitraria decisión de Mateu.

Y ocurrió anoche por tercera vez. Los programas nocturnos transmitieron en directo la versión del Betis, destrozando de paso la imagen de Monchi sin ninguna prueba. Sin versión opuesta, el relato se construyó sobre la información bética.

Ahora, tarde y mal, empiezan a llegar otras versiones que podrían desdecir el relato bético. Acaso, como contaba
@LibreDirectoSER el maléfico Monchi no dijo lo que anoche se afirmó con rotundidad o quizás cabe la posibilidad de que previamente fuera increpado en el palco.




Pero ¿y qué? A estas alturas el mal ya está hecho. La imagen de Monchi y del club ya fue vapuleada anoche por parte de los periodistas colaboracionistas que ni siquiera se molestan en aguardar una segunda versión antes de pronunciarse sobre una polémica.

Porque, si lamentable es la propaganda malintencionada del Betis, peor aún es el papel de la prensa que compra lo primero que le dice una fuente interesada porque es amiga o le cae bien.

Y decepcionante es también la actitud del Sevilla, que o no quiere o no puede colocar su discurso a tiempo en los medios más influyentes. Y es que, aunque le guste a la afición, caerle mal siempre a todo el mundo quizás no sea la estrategia más inteligente».