El futuro de Isco puede estar en Italia

isco-real-madrid
isco-real-madrid
isco-real-madrid

Isco Alarcón termina contrato con el Real Madrid este mes de junio. El malagueño no renovará debido a que ni el jugador como el conjunto blanco no tienen la intenciones de llegar a un acuerdo para extender el contrato del futbolista.

En las últimas semanas se ha comentado en El Chiringuito de Jugones las tres ofertas con las que cuenta Isco en estos momentos. «Isco Alarcón, es parecido a Ceballos por su talento, aunque desaprovechado por él mismo. Tiene tres ofertas para final de temporada, que termina contrato. Le quiere Sevilla y Betis. Con Pellegrini tuvo mucha química en el Málaga y con Lopetegui también la tuvo. El otro equipo es el Barça y me dicen que el que más opciones tiene, de largo, es el Sevilla. Ojalá Julen siga porque es un tipo maravilloso y harían un buen pack. A cualquier equipo que fuera, estaría en su salsa».




En las últimas hora otro equipo italiano se ha sumado a la puja por Isco, se trata de la Roma, ganador de la Conference League. La directiva romana quiere seguir alimentando la ilusión de la hinchada con un gran nombre en el mercado, y el perfil de Isco a los tifosi le encanta. José Mourinho ve con buenos ojos su llegada y, obviamente, podría contar con la ayuda de Jorge Mendes, agente de ambos, para facilitar una operación que, a nivel de costes, para los romanos sería asequible. Desde el club romanista, se habla de contactos preliminares para el exmadridista, y todavía no de una negociación. Isco, por su parte, no descarta una aventura lejos de España, pero su prioridad es otra: seguir en LaLiga.

Isco tiene 30 años y una carrera deportiva extensa a sus espaldas. En España mantiene un gran cartel, aunque su última etapa en el Real Madrid no haya contado prácticamente con oportunidades. El malagueño posee una calidad diferencial para aportar cualquier equipo al que vaya definitivamente.




Las exigencias económicas de Isco Alarcón para que equipo que quiera hacerse con sus servicios son de un sueldo de unos 4 millones de euros netos al año y un contrato para las próximas tres temporadas, lo que supone una disminución de unos 2,5 ‘kilos’ con respecto a lo que ganaba en el Real Madrid.