20 de mayo de 2022

El futuro de Anthony Martial en el Sevilla FC

martial-gol-sevilla-fc-dinamo-zagreb
martial-gol-sevilla-fc-dinamo-zagreb

Uno de los principales problemas del Sevilla en esta temporada está siendo la falta de gol de los delanteros. Anthony Martial llego en forma de cesión en el pasado mercado de enero procedente del Manchester United con un costó seis millones brutos a la entidad sevillista. Desde su llegada sólo ha marcado un gol. Su rendimiento en el terreno de juego ha levantado críticas en la afición sevillista.

El presidente Pepe Castro aún tiene esperanzas de que Martial sea decisivo con sus goles en este último tramo de LaLiga. «No es fácil para Martial. Viene de otra liga, quizás no ha entrado en el momento óptimo de juego del equipo pero quedan siete partidos. Esperamos que nos resuelva algunos partidos porque atesora gran calidad», comentaba José Castro.

Anthony Martial está contento por haber cambiado los aires de Manchester por los de Sevilla, pero reconoce que es difícil que siga en la entidad de Nervión la próxima temporada. «Sé que es muy complicado que pueda continuar en el Sevilla«.




Monchi analizó hace pocos días el fichaje de Anthony Martial y su posible continuidad en el Sevilla la próxima temporada, dejando una puerta abierta.

«Su cesión ha sido menos costosa de lo que la gente se cree, pero no deja de ser una apuesta importante, nada de seis o siete millones. Desgraciadamente es difícil analizar el rendimiento de Martial cuando ha estado lesionado y ahora se ha vuelto a lesionar. El jugador es muy bueno y si analizas con frialdad su rendimiento ha sido bueno porque hace mejor a los que juegan a su alrededor. Es muy potente y necesita estar al 100%. Las lesiones le están frenando y eso no se puede prever».

«Es un magnífico jugador, muy bueno. Llega a un club donde no conoce idioma y la ciudad. Tiene un coste muy alto por asumir, no en nuestra cesión actual, pero contratarle es un coste muy alto. Habrá que hablar con el jugador a final de la temporada, aunque no cierro la puerta».